Bares de viejos. Bares de modernos

muy hipster

Hace unos meses leí en la revista GQ un artículo que explicaba por qué los hipsters (vamos, los alternativos de toda la vida) preferían estos bares.
Sr. Chinarro se deja ver por El Palentino.

Los bares de viejos sobrevivieron a los bares-cafetería en los 90  y en el 2000 a los bares minimalistas de diseño y a los de tapas de autor. Y  gracias a una clientela fija (cada vez más vieja) y precios populares, han llegado a nuestro tiempo siendo lugares top.
A mí,  el gusto por estos bares me lo inculcó alguien que no era de Madrid, y de donde venía, básicamente, lo único que había eran bares de viejos. Y se manejaba en ellos como pez en el agua. Sólo con ver la barra podía decir si era un buen bar o no. Porque en los bares de viejos se bebe de pie, y la barra, como decía, tiene que tener para apoyar el codo y el pie. Una barra ergonómica que te invite a quedarte. Y tiene que ser larga para que quepa todo el mundo. Y de aluminio. Y con ganchos para que se puedan colgar los bolsos. En los bares de viejos los camareros deben ser así, viejos. Y el mobiliario debe ser viejo de verdad, no de atrezzo. En los bares de viejos debe haber un baño (ya que varias cervezas seguidas pueden empezar a hacer de las suyas), pero no obligatoriamente dos separados por sexos. En los bares de viejos el formato en el que se bebe la cerveza es la caña y también se admite el vermuth. Los bares de viejos no son lugares para tomarse una Brabante, ni la conocen. Y los encurtidos serán la estrella. En los bares de viejos debe haber servilletas, huesos de aceituna y palillos tirados en el suelo. Y a los que los frecuentan, no les importa.

El arquetipo de este tipo de bares es El Palentino (Calle del Pez, 12), donde el camarero, Casto, es tan famoso que hasta concede entrevistas. Es un hombre de costumbres, como la de echar sal a las patatas fritas, pero con sus años, quién soy yo para quitarle las manías a nadie. Tienen desayunos y pepitos de ternera que saben bien a cualquier hora. Y los fines de semana, hasta un segurata en la puerta.

Otro incombustible es Casa Camacho (Calle San Andres, 4). No hay que dejar de probar los yayos, una mezcla de ginebra, vermouth y casera que sienta bien tanto en el aperitivo como por la noche siendo la alternativa barata a las copas. Lo llevan 3 tíos (que no sé si son hermanos, pero se parecen mucho) no demasiado viejos pero que rezuman cierta solera. Las aceitunas que ponen de aperitivo son las mejores del mundo y nada más entrar hay un olor al vinagre de las banderillas, pepinillos y demás encurtidos, que la boca empieza a salivarte sin tregua.

Una de las Bodegas de La Ardosa (Calle Santa Engracia, 70) fué el primer bar de viejos que frecuenté, y por el que han tomado cañas y bravas mis abuelos, mis padres y mis tíos. Solía ser la antesala a las comidas familiares los domingos a medio día y el punto de partida de muchos días de paseo. Cumple todos los requisitos: cañas bien tiradas, vermouth y tapas sencillas. En este caso, las bravas. Las mejores.

Un sitio no tan conocido como los anteriores es el Bar la Alegría (Calle de las Veneras, 7), y la ventaja que tiene es que al ser menos conocido, es más auténtico. Y eso que está en una calle entre Gran Vía y Preciados. Es una relación directamente proporcional. La tortilla de patata está de escándalo y el lacón también.

Cerca de la Plaza Mayor está Casa Revuelta (Calle de Latoneros, 3). Siempre está muy concurrido pero hay que hacerse fuerte en la barra o donde sea para poder tomarse una ración de torreznos o de bacalao (para mí, mucho más rico y más barato que el de Casa Labra)

Si uno se da una vuelta por estos bares de Madrid, podrá preguntarse si son los nuevos bares de moda o por el contrario siempre lo fueron. Hay cosas que son irreductibles al tiempo y a las modas, y los bares de viejos son uno de ellos.  Y no sólo porque en Madrid siempre hay bares ni sólo porque en Madrid haya viejos.

Anuncios