Keep calm and Ropewalk

ropewalk 1La semana pasada, La Marquesa del Campillo estuvo en Londres. No puedo pensar en una ciudad que me guste más, y para contar todas las veces que he estado tendría que utilizar los dedos de las dos manos, de los dos pies e incluso tendría que pedir, por lo menos, una mano más.

Lo que más me gusta de Londres, es que siempre hay algo que hacer. A cualquier hora y en cualquier momento. Por poner un ejemplo, si pasas por la cristalera de algún restaurante, siempre verás a alguien comiendo independientemente de la hora. En  España nos empeñamos en decir que los igleses no saben comer. Pero para mí, uno de los mejores planes de ir a Londres es cuando llega la hora de la comida, te metes en un pub y te pides tu pinta de cerveza con la sopa del día, el sunday roast con su guarnición, su gravy y su pie, unas salchichas con puré de patata o cómo no, las famosas fish and chips mientras escuchas buena música de fondo.

Otra cosa que me encanta de Londres, son sus mercadillos. Hay un montón, se montan diferentes días y algunos están especializados en ropa, otros en comida, otros en flores, en ropa de segunda mano, antigüedades…En esta última visita descubrí un mercadillo desconocido para mí y se llama Ropewalk.

Para que nos hagamos una idea, si estamos en Tower Bridge, en vez de ir a Tower of London, tendremos que ir al otro lado del puente. Donde parece que no hay nada, allí. Y nos encontraremos con Maltby Street, y la parada de metro es Bermondsey.

Es una zona muy parecida a Bricklane, de ladrillo y con naves industriales. De hecho, Ropewalk está ubicado en una especie de pasillo formado por dos de ellas. Estas naves, que por un lado tienen talleres de coches de lujo, por el otro nos descubren este mercadillo principalmente de comida y de antigüedades.

ropewalk 7ropewalk 3ropewalk 5ropewalk 8

El puesto que más cola tenía era Monty´s Delhi, donde casi todo el mundo salía de ella con unos sandwiches de pastrami. El pastrami es carne roja desangrada, puesta en salazón, a la que se le añaden diversas especias y después se ahuma. En este puesto todo este proceso es artesanal y el resultado final es un sandwich a rebosar de pastrami con pepinillo de acompañamiento ¡Tenían una pinta de morirse!

Casi todo el mundo, acompañaba su comida con unas jarritas de Bloody Mary que salían de un puesto que se llama Little Bird Gin. A parecer esta ginebra se destila cuidadamente en pequeños lotes utilizando productos botánicos, el pomelo y la naranja. Ya se sabe que el Bloody Mary es el antídoto perfecto para combatir la resaca, así que es una bebida perfecta un sábado por la mañana.

Como postre, uno no se puede resisitir a los Brownies de Bad Brownie Company. Había de todo tipo por poco más de 3 libras: Salted Caramel, triple chocolate, tarta de queso y ¡hasta de bacon! También había puestos de tartas decoradas con flores frescas y diferentes sitios de café.

Una tienda enorme de antigüedades que se llama LASSCO (The London Architectural Salvage and Supply Co), hace el mismo recorrido que el mercadillo de comida pero por dentro de las naves. Se pueden encontrar desde cajitas de juanolas de los años 30 hasta bañeras de cerámica con patas de cobre, tocadores, ropa, lámaparas de todos los estilos, sillas, mesas, espejos… En fin, una forma estupenda de ponernos los dientes largos a todos los que volvemos a Madrid con Ryanair.
ropewalk 9 ropewalk 4 ropewalk 2
¡Si quieres hacer un plan parecido en Madrid, recuerda que los días 8 y 9 de Febrero estará abierto el Mercado de Motores!
Anuncios

LONDRES PARECE. MADRID ES

la foto 2(2)

Una de las cosas que más me gusta de Londres es la cantidad de mercadillos que tiene. No todos son tan extensos como el Rastro, pero sin duda, son mercadillos de calidad. En cada puesto encuentras artículos genuinos y diferentes de los demás y cada mercadillo se especializa en algo en concreto. Siempre que voy a Londres pienso en el hecho de que allí, con las lluvias y el frío puedas disfrutar de un mercadillo diario y  aquí en Madrid tengamos como único mercadillo el Rastro, el cual me parece que se está quedando como algo a visitar por los turistas, pero que para la mayoría de los madrileños, carece de interés. Así que este fin de semana, en el Mercado de Motores, he tenido la sensación de estar por unas horas en Spitalfields. Y me ha encantado la experiencia.

Se celebra en el Museo del Fecocarril de Madrid el viernes, sábado y domingo del 2º fin de semana de cada mes y al ser un espacio cerrado ni los vendedores ni los visitantes deben preocuparse por las posibles lluvias. Los puestos de collares y bisutería, muebles de estilo vintage, zapatos artesanales, ropa de primera y segunda mano, discos, gafas de sol de los años 50, 60 y 70, bolsos y tocados utilizan al Tren de la Fresa o al Talgo como pared donde apoyar sus artículos y dan al espacio un toque destartalado que hace de esta vieja estación de trenes un lugar acogedor. Además, al aire libre pero dentro del recinto,  hay puestos de sushi, paella, migas, bocadillos, perritos calientes, hamburguesas de The Burguer Lab, mojitos, gin tonics y cervezas. El sol de otoño, el airecito y la música en vivo me hizo recordar los domingos londineneses.

la foto 3 - copiamercado motoresla foto 4

Por cada puesto que pasaba me daban ganas de comprarme una cosa distina, pero al final, después de darme un par de vueltas, ponerme los dientes largos con muchas cosas me he acabado comprando este collar en Pitusse by Lott. Me encanta la bisutería texil. No pesa nada, es discreta y da un toque naïf genial a lo que se lleve puesto. Además la originalidad no está reñida con el precio.la foto 4(2)

Otro puesto que me ha encantado, es el de Pena Jewels. Una pequeña marca de joyería artesanal nacida en Lisboa pero con base y taller en Madrid. Sus colecciones Cola de León y Summer Fruit me han parecido de lo más ponible y de muy buen gusto. La primera son  tigres, osos, ovejas y conejos hechos de latón  envejecido  y la segunda es una colección de futas pintadas con esmaltes fríos. Hay de todo: imperdibles, pines, collares, pulsares, colgantes, pendientes, anillos, gemelos… ¡Lejos de parecer ñoño es de lo más chulo!

No hay cosa que me guste más en un mercadillo que probarme gafas de sol (¿ a quién no?) . En el puesto de Gafavintage había gafas de sol y de ver desde los 50´hasta los 80´originales de la época, que provienen de colecciones privadas y están a estrenar en perfecto estado. Los precios, siendo para pensarse la compra un par de veces, no me parecieron para nada exagerados y desde 60 euros había monturas que me parecían lo más. ¡Fue divertidisímo!

la foto 2(1) la foto 1(1) la foto 2  la foto 1(2)

la foto 3(1)la foto 5(2) la foto 5 la foto 4(1)

Fuera del recinto habilitan un espacio para que la gente, supongo que será previa reserva y no sé si abonando un alquiler, vaya con las cosas que le sobran en casa a venderlas. Hay de todo, en mejor y peor estado. Cosas baratas y cosas más caras. Pero quién sabe si de lo que alguien se quiere deshacer es un tesoro para otro…